viernes, 3 de enero de 2014

Organización eficaz del tiempo – Jornada Laboral

Organización eficaz del tiempo – Jornada Laboral

Cómo organizar bien el tiempo y no correr en el intento -
Extracto del curso de Secretariado Administrativo
La jornada laboral es el tiempo por el cual se contrata en una empresa. Hay dos clases de jornadas laborales, las extensivas y las intensivas.

Las jornadas laborales extensivas son aquellas en las que la jornada laboral se extiende. Por ejemplo, si la jornada laboral, es de ocho horas diarias, se puede extender a nueve o diez horas.

En cambio, las jornadas laborales intensivas son aquellas en las que el tiempo son aprovechados al máximo y los trabajos son terminados dentro de las ocho horas.

El tiempo es un recurso indispensable, equitativo, insustituible, por lo que hay que aprovecharlo al máximo. Hay factores autogenerados y externos que nos hacen perder el tiempo.

La siguiente tabla, muestra los posibles factores que influyen a perder el tiempo.


Factores Externos  Factores Autogenerados
Interrupciones telefónicas No mantener una agenda
Reuniones Falta de una buena organización
Visitas sociales Postergación
Errores cometidos por otros Mala estimación del tiempo para la realización del trabajo
Papeleo e informes Tratar de hacer más de lo que es posible
Insuficiente comunicación Falta de la debida planificación
Actividades realizadas fuera de la oficina Incapacidad para decir “No”.
Atención a problemas de otros empleados Prioridades confusas e intercambiables
Atención a las quejas presentadas por los clientes Falta de un programa diario de trabajo
Exceso de sucesos imprevistos No imponerse plazos de trabajo
Tendencia al trabajo frenético y desordenado, y el perfeccionismo como fin en sí mismo.